no tenemos planeta B

El crimen no paga

Ricardo Chang Racuay y Hugo Sologuren Calmet, juez y árbitro que fallaron a favor de los intereses de Gremco en distintas oportunidades, hoy se encuentran involucrados en casos de corrupción.

Publicado: 2019-05-07


Ricardo Chang Racuay, juez suspendido del Tercer Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima, fue detenido el lunes 6 por efectivos de la Policía Nacional a pedido del Ministerio Público, por estar involucrado en el caso “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Según el diario Perú 21, “el magistrado Chang fue ratificado por el ex Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) por solicitud de César Hinostroza para obtener un beneficio propio. Este ganó un proceso que le permitió obtener un bono adicional que, por ley del Poder Judicial, no le correspondía”. Se trata de la sentencia de amparo del 23 de mayo del 2018, firmada por Chang Racuay, y que admitió la demanda que había presentado Hinostroza para que se le otorgue un bono de S/. 7.800.

Chang Racuay es el mismo juez que el 8 de noviembre del 2017 aceptó el desistimiento de Carlos Moreno en un proceso de amparo iniciado por Universitario de Deportes - bajo la administración de Right Business - contra Gremco Corp SAC, Gremco S.A., Gremco Publicidad, Inmobiliaria Turquesa - empresas de la familia Levy -, Elvira Martínez Coco, Jorge Avendaño y Hugo Sologuren Calmet, miembros del tribunal arbitral que dirimió el laudo entre Universitario y Gremco.

La demanda presentada por Universitario solicitaba la nulidad del laudo arbitral por no haber respetado el debido proceso, en tanto el club no fue notificado oportunamente acerca de la cesión de derechos entre Gremco S.A., Gremco Publicidad e Inmobiliaria Turquesa.

A criterio del abogado Adrián Gilabert, el debido proceso es un derecho fundamental irrenunciable, por lo cual Chang Racuay podría haber cometido prevaricato al permitir que Moreno se aproveche de sus facultades como administrador y termine decidiendo el archivamiento del proceso favoreciendo a su patrocinador, Gremco Corp., en un claro conflicto de intereses.

Es importante destacar que la nulidad del laudo arbitral habría permitido a Universitario plantear una evaluación más justa de la supuesta deuda por la construcción del Estadio Monumental, dado que el referido laudo, entre otros aspectos, no consigna los ingresos del condominio Puerta de Hierro, obra comercial que según la Ley 26371 debió financiar la obra deportiva.

El árbitro de Odebrecht

En el largo historial entre Universitario de Deportes y Gremco existen varios hitos con la participación de diversos personajes. Uno de ellos es Hugo Sologuren Calmet, miembro del tribunal arbitral en el laudo entre la U y Gremco, y quien figura en una publicación de IDL Reporteros acerca de los arbitrajes arreglados para favorecer a Odebrecht en perjuicio del Estado peruano.

En dicha publicación, se consigna que Hugo Sologuren fue árbitro de Odebrecht en un proceso arbitral contra Sedapal, en el cual la empresa brasileña demandaba el pago de una indemnización por “daños y perjuicios”. En dicho proceso arbitral, Sologuren votó para que Sedapal pague a Odebrecht una cifra millonaria en dólares por conceptos de daño emergente y de lucro cesante.

Mientras tanto, a mayo del 2019, en Indecopi se vive la inusual situación en la que un “acreedor concursal” nunca ha dejado de cobrar, y mantiene acreencias por intereses cuando el capital necesario para calcular dichos intereses está suspendido. Parece que Gremco todavía tiene grandes "amigos" en la entidad que debería supervisar el correcto desarrollo del proceso concursal de la U.


Escrito por


Publicado en

Colectivo Lolo

Asociación de hinchas de Universitario de Deportes. Creemos en la viabilidad de un club sostenido por su gente.