no tenemos planeta B

¿Club quebrado o botín de ladrones?

Cuando se intervino a los clubes de fútbol mediante un decreto de urgencia en el gobierno de Ollanta Humala, tanto por los medios de comunicación como los promotores de la intervención coincidían en el discurso de que la U era una institución quebrada y que debía privatizarse. Luego de seis años de proceso concursal, y con una deuda corriente millonaria creada por las administraciones concursales, queda claro que el “remedio” resultó más caro que la enfermedad. A continuación un repaso de los actores alrededor del manejo concursal de Universitario.

Publicado: 2019-05-19



Gonzalo De las Casas (principal accionista de SGL Consulting) 

Gonzalo De las Casas fue asesor de campaña de Julio Pacheco, asesor legal de la FPF, autor de varias leyes relacionadas a banca y seguros, quiebras e insolvencias, e incluso corre el rumor de que habría sido el autor del decreto de urgencia inconstitucional que en el 2012 dio inicio al proceso concursal de Universitario y 4 clubes más. Por ello es que resultó sospechosa la designación de su empresa SGL Consulting como primera administradora concursal de la U en el año 2012, decisión de Indecopi que luego fue anulada. Aunque meses después, SGL Consulting fue nombrada administradora concursal en Cienciano.

De las Casas también fue miembro suplente de la Comisión de Dumping y Subsidios de Indecopi, y ha sido presidente de la Comisión de Licencias que sancionó a la U con resta de puntos y con el impedimento para realizar contrataciones en el 2018 - aunque aquí el origen de dicho castigo estuvo en las reiteradas faltas administrativas de la gestión de Carlos Moreno -.

Según una nota de Ojo Público, Gonzalo de las Casas no solo tiene a uno de los socios de su estudio preso por lavado de activos y tráfico de influencias - por el caso Lava Jato, el Estudio Rebaza, Alcazar & De las Casas fue allanado por el Ministerio Público en mayo del 2017-, sino que él mismo tiene relación directa con Odebrecht: “El abogado Gonzalo de las Casas –socio del estudio y expresidente de la junta de acreedores de América Televisión– es integrante del directorio de Obrainsa desde 2002, empresa que se unió a Odebrecht con el objetivo de formar dos consorcios y adjudicarse las siguientes obras en el sur del Perú: “Rehabilitación y Mejoramiento de la Carretera DV. Negromayo -Occoruro - Pallpata - Dv. Yauri” y “Construcción y Mejoramiento de la Carretera Camaná - Dv Quilca - Matarani- Ilo- Tacna; Sub tramo 1: Matarani–El Arenal, Sub tramo 2: El Arenal - Punta de Bombón”, indica la publicación.


Right Business

La administradora temporal de la U fue designada por Indecopi en el 2012 y ratificada por Sunat en el 2014. Entre sus logros más importantes figuran un título nacional, el 2013, y la realización del contrato con Gol TV por los derechos televisivos, incrementando los ingresos de un millón de dólares anuales hasta casi cinco millones por temporada. Sin embargo, así como incrementaron los ingresos, también hicieron crecer el presupuesto, generando una deuda corriente de aproximadamente 23 millones de soles. Este hecho es especialmente relevante pues se trata de deuda nueva creada por la administración concursal y que hoy la U arrastra como un pasivo.

Right Business también fue administradora concursal de la minera Doe Run, empresa en la que designó como apoderados al ex secretario de Alan García, Luis Nava, y a su hijo homónimo, ambos investigados hoy por haber recibido sobornos por parte de Odebrecht durante el segundo gobierno de García.

Aunque Right Business renunció en el 2014 a Doe Run, según información de los diarios El Comercio y La República, en mayo del 2016 dicha empresa fue sancionada por Indecopi con 6 UIT debido a el desvío de de 2.5 millones de soles (nótese la proporción de la sanción con el monto de dinero presuntamente desviado).

En contraparte al título del 2013, también hay que recordar que con Right Business Universitario estuvo en zona de descenso en el 2012, un triste galardón que comparten las gestiones de Raúl Leguía y de Carlos Moreno.


Fernando Bravo de Rueda

Estuvo 7 meses en el cargo. Según un reporte de la actual administración, generó una deuda corriente de 246 mil soles. Habiendo sido designado por Sunat, se adhirió a la demanda de acción popular presentada por el socio Adolfo Palao, que apunta a disminuir deuda tributaria por concepto de intereses y que ha sido declarada fundada a favor del club. Lo que no se ha difundido mucho es el desistimiento que presentó sobre una apelación en Indecopi contra el reconocimiento de intereses a favor de Gremco.


Solución y Desarrollo SAC (El Clan de los Leguía)

En el recuerdo de los hinchas está fresca la pesadilla de las contrataciones del colombiano Juan Pablo Pino y el uruguayo Diego Rodríguez, la terca defensa del ineficiente José Del Solar en los diferentes cargos que ocupó, la sostenida permanencia en los últimos lugares de la tabla, y el manejo del club como si fuera una chacra familiar.

La administración liderada por los hermanos Héctor y Raúl Leguía Puente, que tuvo como gerente deportivo al también ineficiente Germán Leguía, tercerizó las áreas comerciales y polideportivas. Además, tuvo un pésimo manejo de la marca y designó a gerentes de procedencia dudosa, como Wilfredo Sifuentes, director de una película del Chato Barraza y quien como “gerente de comercialización” firmó una cláusula de rescisión por 500 mil dólares dos semanas antes de ser removido del cargo.

Según una acusación tardía del ex Controller Alberto Elejalde, en el 2016 realizaron contratos a personal administrativo hasta el año 2020, desaparecieron el bus conocido como el “Lolito”, y adelantaron hasta 8 facturas de televisión. También incrementaron la deuda corriente en aproximadamente S/. 1.5 millones, según un reporte de la actual administración.

En la última Junta de Acreedores de Universitario, el representante de Caire, la empresa auditora, denunció sobrecostos en el gasto de seguridad, la falta de US$ 300 mil por el pase de Andy Polo, irregularidades en transferencias de jugadores y contratación de personal no calificado, entre otros.

Sin embargo, en lo que no profundizó el ahora auditor fue en el que probablemente sea el hecho más cuestionable de la gestión de los Leguía: la concesión de las canchas auxiliares del Estadio Monumental. En buena cuenta, la disposición de los activos del club sin un Plan de Reestructuración de por medio.

Carlos Moreno

Nunca hemos visto un personaje más servil a su patrocinador. Carlos Moreno tuvo la triste tarea de accionar judicialmente en nombre de Universitario para favorecer a Gremco. Uno tras otro, fue de juzgado en juzgado violando el derecho a una auténtica defensa a Universitario: se desistió en un proceso de acción de amparo, no ratificó los puntos de la demanda en un proceso comercial, se desistió de una apelación sobre los intereses reconocidos a Gremco en Indecopi y coronó su deplorable historial apelando la sentencia del 24 juzgado contencioso administrativo, que declaró fundada la demanda de la U, obviamente presentada por una administración anterior.

Por si fuera poco, solicitó una medida cautelar para que Gremco se mantenga en la presidencia de la Junta de Acreedores, y puso las redes sociales y el sitio web oficial del club al servicio de Gremco.

En lo que se refiere a gestión deportiva, cesó a César Vento y le cargó la responsabilidad del desbalance financiero en el 2017. Sin embargo, los responsables de autorizar todas las partidas presupuestales fueron siempre Carlos Moreno y el controller Alberto Elejalde. Extraoficialmente, el visto bueno pasaba también por José Gamarra y por Bernhard Berendsohn, representante legal y gerente de Gremco, respectivamente.

Tras la salida de Vento, Juan Carlos Ortecho dejó la gerencia de comunicaciones y asumió la gerencia deportiva. Las faltas administrativas se fueron acumulando en el segundo semestre del 2017 y la FPF sancionó a Universitario con pérdida de puntos y con el impedimento para contratar jugadores en la temporada siguiente. La falta de pericia en la gestión deportiva hizo que la U tampoco pudiera retener a varios jugadores de su plantel de cara al 2018, gestando de ese modo la angustiante campaña vivida por la permanencia en primera división.

La incapacidad demostrada para gestionar la parte deportiva y comercial tira por los suelos la pretendida justificación de Carlos Moreno por haber contratado los servicios de Caire, una empresa unipersonal que supuestamente realizó un diagnóstico y posterior manual de operaciones a cambio de un pago superior a US$ 260 mil.

Sobre dicha empresa, es particularmente extraño que el apoderado de Caire Perú, Daniel Hugo Tasaico Bautista, haya sido destituido del cargo de tesorero de la Municipalidad de Lince mediante Resolución de Alcaldía N° 176-2008, tras encontrarle responsabilidad en pagos irregulares y desvío de fondos por aproximadamente S/. 687 mil.

A inicios del 2017, Caire también fue elegida - con el voto de Gremco, los acreedores laborales y Daniel Vidal, representante del acreedor OPSCORP Service - para realizar la auditoría a la gestión de Solución y Desarrollo SAC. En la exposición donde presentó los avances de dicha auditoría - al margen de las acusaciones consignadas líneas arriba contra Leguía -, llamó la atención que el representante de Caire indicara que no había tenido acceso al expediente concursal, pues dicho expediente es de acceso público en Indecopi.

También dio cuenta de que solo habría hallado 11 liquidaciones de partidos, cuando esa información está en la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional y también la podía haber obtenido de las cuentas de Coril.

Finalmente, otro rasgo distintivo de la gestión de Moreno fue el contratar personal de la extrema confianza de Gremco - en realidad sus ex empleados -, como el analista financiero para el Plan de Reestructuración, Danny Chumbes, y la ex gerente de Marketing, Marilyn Vejarano. Eso, además de ceder el liderazgo de la gestión a José Gamarra, quien en reiteradas oportunidades declaró ante medios de comunicación sobre temas competentes al administrador.



Escrito por


Publicado en

Colectivo Lolo

Asociación de hinchas de Universitario de Deportes. Creemos en la viabilidad de un club sostenido por su gente.